sábado, 21 de marzo de 2009

Amores Imposibles






Como Dafne, perseguida por Apolo , así la veo .
A veces cercanas , otras no tanto, pero está ahí ,no giraré la mirada de esa triste realidad, tampoco buscaré el morboso regocijo de su historia en los noticiarios .

Mi Dafne … has pasado a ser un número, la vigésima en lo que va de año.
Ya eres mía, también vuestra. Has abandonado la privacidad de tu vida .
Nos llevan a tu casa, conocemos tu familia, tu trabajo, sabemos de tu historia de amor y desamor .
Has pasado, sin tú saberlo a la esfera de lo público, a todos nos perteneces un poco.

En nombre del amor, terribles cosas te han hecho a ti, mujer .
Te han inmortalizado para siempre, estas en nuestra memoria, en las estadísticas , en los minutos de silencio que te dedicaremos institucional o íntimamente.

Dafne , nadie te oyó suplicar …¿pero acaso lo hiciste? ¿Dejaste salir de tu boca a las palabras para pedir ayuda o enmudeciste con ellas en tu corazón y en tu garganta?
Quizás no te atreviste.

Fue demasiado tarde cuando emprendiste la huída . Fue más rápido tu Apolo, obcecado en querer de ti algo que ya no tenías, amor .
En la locura de tu carrera hacia el abismo, no hubo un dios celestial ni siquiera terrenal, nadie pudo metamorfosearte , para salvarte, aún a costa de no poder vivir plenamente tu propia vida.

No , no te convirtieron en árbol de laurel, llegaron tarde...todos llegamos tarde.
Y mañana, mi Dafne ,nuestra Dafne, la Dafne de todos, sólo tendrás una parcela de dolor en nuestra memoria, un minuto de silencio y una corona de laurel.

1 comentario:

El éxodo dijo...

Siempre he pensado que esta terrible realidad nada tiene que ver con el amor y mucho con una idea trasnochada y errónea de propiedad. El amor sólo puede serlo en libertad. Quizá por eso escasee tanto. Y abunde el odio tanto en el contexto citado como en general.

Un abrazo.