domingo, 9 de mayo de 2010

Ya NO te quiero








A la madre de Alex ,que con lágrimas en los ojos me contó...




Ya no te quiero Alex,que duras sonaron esas palabras en el reducido espacio del interior del coche,donde ambos permanecían sentados.
Ya no te quiero,esas fueron las palabras que María pronunció claramente,su impacto fue tan brutal, que mis ojos se nublaron y las lágrimas pugnaban por salir.

No podía estar diciendo,lo que yo escuché,debía tratarse de una broma ,aunque su semblante serio ,dejaba pocas dudas al respecto
-¿Cómo que no me quieres,y lo dices así de repente?
-No es de repente Alex, ha ido sucediendo poco a poco,se me ha pasado la ilusión,ya no te quiero como antes.

Tres años de mi vida,desde los quince ,donde María lo era todo para mí y lo sigue siendo,pero a ella se le ha pasado el amor.
Un dolor insoportable en la cabeza y en el pecho, como si me quisieran estallar,unas ganas locas de gritar de impotencia y de estar solo para llorar.

No puede ser, me repetía una y otra vez,no puede ser.Pero era y para mi se abrió la más dura y larga noche que he tenido nunca.Caí en un pozo sin fondo ,donde una especie de bestia me atrapó con sus tentáculos gelatinosos, sin dejarme escapar.

En aquel abismo se quedaron mis ganas de vivir,me abandonó la energía ,la carne sobre los huesos,la voluntad,sólo oía una voz profunda, ronca, sollozante que repetía :-nada sin ella,no se vivir así,ni quiero aprender a hacerlo.


Alex se estiró sobre la cama y sacó los brazos del embozo de la sábana,en el derecho,la marca del desamor,uno de los tres intentos de huida.Los otros dos abortados a tiempo por su madre, cuando lo vio acercarse peligrosamente al balcón o acariciar la escopeta del padre.
ALEX! ALEX! ALEX!

Tantas tardes ,en que como una sombra me sentaba en el portal de María para verla pasar ,solo eso.Nada era importante,yo ya no era,Alex no era nada ,Alex quería desaparecer.

Ya no te quiero...parece que fue ayer,pero ya ha pasado más de un año.

Sobre la mesa los lápices de dibujo,la carpeta ,al lado de la puerta,la mochila.Hora de salir.
Una última mirada al espejo,una sonrisa aún un poco triste y un pensamiento:ya solo eres pasado María.

4 comentarios:

Lely Vehuel dijo...

Y sí,todo pasa y tambien todo de alguna manera u otra algo queda .Hacía tiempo que no escribia en Peregrino de Sabiduria,es que hay tanto por hacer todos los dias.Tienes una invitacion para pasarte por mis sitios, te espero para Peregrinar algo.Un abrazo y mucha luz,hasta pronto...

macuera dijo...

Pues sí, te pasas todo un tiempo de relación reacia a querer escuchar esas cuatro palabras que tanto miedo dan, que tanto reproche provocan y que tanto, tantísimo, pueden cambiar la vida del que las dice y el que las recibe. Después queda el arrepentimiento de lo que no se dijo, no se hizo o si se pudo evitar por ello, hay que disfrutar del momento, saber expresar las emociones y nunca dejar que la llama y las chispas que provoca el amor, las mariposas que recorren tu barriga cuando ves a la otra persona y el "bote" en la silla seguido de una sonrisa provoca el escuchar el tono del movil, nunca desaparezca. Que con tan solo pequeños detalles se mantiene viva sin ser necesarios regalos materiales.
Si depués de esto, se llegan a escuchar estas palabras no queda otra que aceptarlas y no reprocharlas, vivir del recuerdo y poco a poco, pasar página.

Angélica dijo...

En la adolescencia los amores parece q nos quisieran matar cuando se terminan, pero con muchos golpes nos damos cuenta q no es así, nadie muere de amor, lo q no nos mata nos hace mas fuertes.

Elena dijo...

Con cada sufrimiento amoroso, subes un escalón en madurez, en llevar la pena de manera distinta....el peor, el que te sientes morir,....el de la adolescencia, los demás son llevaderos.