miércoles, 4 de febrero de 2009

Pueblos abandonados





Me invitaban hace unos minutos a la próxima presentación de un libro que trata sobre los pueblos desaparecidos en España, me pasaron la web para que viese alguna fotografía y mientras lo hacía he pensado en el parecido que tienen todos ellos.

En muchas de esas instantáneas he creído reconocer el mio, sin embargo era otro pueblo valenciano, castellonense, zamorano, que más da…todos tiene un denominador común, el abandono, la destrucción de sus casas, la aparición de letreros o pintadas que se habían hecho en épocas anteriores y que luego sus moradores se afanaron en tapar o quizás se vieron obligados a ello ,recuerdo el caso de mi pueblo, en el que con el paso de los años y después de estar mucho tiempo abandonado apareció en una pared cuya cal había sido arrastrada por el agua y el viento, una inscripción en rojo ,VIVA LA REPÚBLICA, decía, lógicamente fue ocultada, pero allí permaneció paciente hasta que pudo aflorar.

Siempre quedaron objetos abandonados, enseres que con la partida formaron parte del ayer, unas veces por el excesivo movimiento de cosas al hacer la mudanza, en otros casos en aras de la modernidad, casas nuevas y casi vidas nuevas, aquellos objetos no les acompañarían ,unas botellas de conserva un arcón viejo de madera que parecía carcomido por la polilla, unos aperos de labranza antiguos, unas jarras de poner el embutido en tiempos de matanza, un recorte de prensa e incluso una libreta escolar que tras estar muchos años guardada como recuerdo de un primer día de escuela, en el momento de partir no se encontró lugar donde ponerla y allí quedó expuesta a los ojos de los curiosos cargados con sus cámaras, que darán cuenta de que Vicentín, en Enero de 1968 hizo un dibujo de su familia .

Nadie quiso volver a ellos nunca,ni para vivir y en muchos casos ni siquiera de visita, volver era remover sentimientos, ¿para que recordar? el recuerdo puede traer felicidad, pero también dolor, en definitiva , siempre nostalgia y al espíritu esto no le sienta bien.

Allá en sus otros pueblos, disfrutan de casas nuevas, de una mayor calidad de vida inalcanzable en le pueblo viejo, pero hay una generación que sabe que con el abandono, dejó algo muy suyo, que su pueblo nuevo es otro pueblo, que sus costumbres se han acelerado y modernizado demasiado rápidamente y que allí, al lado de la libreta abandonada dejaron también algo consustancial,sus raíces.

La generación intermedia, es decir la mía, vive en el pueblo nuevo y recuerda a veces con nostalgia aquel ,el abandonado. Para la siguiente generación solo quedará el recuerdo que los abuelos y los padres hayan decidido transmitir si no se ha hecho, si no han contado sus vivencias y recuerdos ,definitivamente estos pueblos morirán y ahora ya para siempre porque no les quedará ni la memoria de sus gentes.

1 comentario:

rosana barra dijo...

Soy bailarina y quiero hacer espectaculo-documental sobre los puelos desahabitados, no pienso que un pueblo muera cuando no haya nadie más que si acuerde de él.
Pienso que un pueblo abandonado tiene memoria y energia propia que existe independiente de la gente que lo habia habiatado, pero que esta misma gente dejo allí parte de su fuerza y energia.
Me gustaria un día poder entrevistarte ni que fuera por msn o telefono para que me contaras lo que piensa y sientes de manera más detallada, en este momento me estoy documentando sobre el tema, también me gustaria saber como se llama el libro que se dedica a este tema, yo vivo en Barcelona, mi blog es www.cuerpotransitorio.blogspot.com,Igualmente muchas gracias por tu escrito
saludos
Rosana