miércoles, 13 de mayo de 2009

Esos niños aún más especiales






No se si nació en una fría sala de hospital y su frente se quebró como el cristal al caer de los brazos de su padre, ni si estaban juntos de la mano por el jardín o mientras comían, ella miraba el corazón de papel que él le regalo.
Lo cierto es que no lo sé, no sé si son felices de la mano por el jardín o si está tan enamorada que solo piensa en él.
No conozco nada de sus vidas pero si los miro bien, me corren mil hormigas por los pies .

Les miro la cara ,a los ojos y quiero ver detrás de ellos.
Cada uno con una historia, con unos padres, hermanos, primos tíos y abuelos, que vieron que algo en aquella niña no iba bien o no iba como habitualmente va.

Y a una se le debe romper el alma al darse cuenta de ello.
Pero es tu hija y la quieres y quieres que evolucione en la media de lo posible, en la medida que sus deficiencias se lo permitan.

Y llega el momento de que vaya al colegio, que en este caso no puede ser otro que un colegio de educación especial.
Cruzar la puerta de este colegio es entrar en un mundo diferente. Niños, adolescentes e incluso ya algún joven que pronto ya no estará allí.
Se escuchan sus risas, sus gritos ,sus sonidos, sus efusivos besos y abrazos ,con su orden desorganizado.

Los profesores, los cuidadores, la acogen,hay tantos como niños casi, y no sobra nadie todos son necesasrios.
Personas con una gran entereza para educar ,ayudar y mantenerse sin hundirse en los verdaderos dramas de estos niños y sobre todo de estas familias.

Ella esta escuchando, participando, interviniendo, tiene una tarde alegre ,esta encantada con las historias que escucha. A su lado un niño en un carrito, paralisis cerebral, que solo mira o a veces emite algún sonido.
Por detrás cuidan a otra amiga en su mala tarde ,ajena en su mundo.

Ahora están contentos.
Cuando estos niños sonríen , te reconocen e incluso recuerdan tu nombre aunque haga meses que no han estado contigo y el tiempo haya sido breve ,su sonrisa vale por diez.
Te parece mucho más especial si cabe, que la sonrisa de los otros niños.
Y …
No conozco nada de sus vidas pero si los miro bien, me corren mil hormigas por los pies….

3 comentarios:

El éxodo dijo...

Son especiales, no tontos, aunque la mayoría pensemos, erróneamente, que son tontos y no especiales. Y pueden ser más competentes, responsables y cariñosos que aquellos que en esta vida van de listos.

La deficiencia suele estar, más que en lo que se ve, en el el ojo del que mira.

Abrazos.

Anónimo dijo...

Hermoso escrito, los niños "especiales" te hacen "correr hormigas" por toda la piel, por el corazón, por el alma, por las manos. Son seres increibles que aún con sus limitaciones se dan cuenta de todo y entienden todo, dueños de una bondad y una capacidad de amar sin
límites.
Hay que amarlos, llenarlos de ternura y tener una infinita paciencia para ayudarlos a que en su mundo especial todo les resulte más llevadero.

XIMS dijo...

Hola, estos niños especiales, en verdad lo son porque te transmiten una dulzura, una tranquilidad y sobre todo te enseñan a valorar la vida, a agradecer a Dios por estar bien.... son ángeles enviados del cielo... aquella madre valiente, aquella familia son dignos de respeto por su valentia, fortaleza y perseverancia..