miércoles, 3 de febrero de 2010

Mis paisajes






















Los paisajes que nos rodean forman parte de nuestra vida,de nuestros recuerdos,de nuestras emociones.Verlos,reconocerlos como diferentes de los otros,nos hacen tener costancia de que hemos llegado,nos hacen sentir en casa.
Una,que es una desarraigada del pueblo que la vio nacer y pasar los primeros años de su vida,ha aprendido a querer y reconocer al otro pueblo que la adoptó como propio.

Muchas cosas de su pasado,de su historia,gentes,parentescos,nunca llegaré a conocerlos,lo sé,pero hoy por hoy,el paisaje que lo rodea,sus montañas... me son familiares.
Me reconozco en las suaves ondulaciones de la Sierra Calderona,cuando vengo de un largo día de trabajo, de otro pueblo,comarca o incluso provincia.Cuando distingo el Gorgo,siempre me repito,de las tres elevaciones,la que es un poquito más alta.

Sé que estoy cerca,que la montaña me pertenece o yo pertenezco a ella y
y me alegro de sentirme arropada por ese manto fuerte y agarrado a la tierra que hace que yo también me sienta fuerte y enraizada.
Recorro con la vista ,la cadena montañosa y un poquito más allá, el Castillo del Real,ya en las sombras del atardecer.


Recuerdo cuando no era capaz de buscarlo y distinguirlo en la lejanía.Hoy parece atraer mi mirada.Allí está, majestuoso,partícipe o cuanto menos observador de nuestra historia.
Por las mañanas,toma vida, hay un momento ,sobre las once ,aproximadamente,que el sol ilumina ,completamente, esta fortaleza de piedra, destacando entre el verde de la foresta y el azul del cielo.
Quizás,esa sea la señal para buscar el tesoro abandonado,que cuenta la leyenda escondió antes de morir el rey moro,Al Quadir. El Cid tras conquistarlo,no pudo encontrarlo, asi que,según todos los indicios, sigue oculto bajo sus ruinas.
Tal vez, el gran tesoro es que siga ahí y que yo al reconocerlo ,me reconozca a mi misma como parte de esa tierra.

6 comentarios:

El Éxodo dijo...

Pues qué bien. Yo, en cambio (y sin desmerecer los grandísimos -en algunos casos únicos- paisajes que atesora mi provincia), percibo que estoy llegando a casa por el olor a huevos podridos -sulfuro de hidrógeno- de la Celulosa. Esa misma que está acabando -con la connivencia de los poderes públicos que después van a Bruselas a derramar lágrimas de cocodrilo como plañideras venales en hipócrita requiem por la dehesa- con los cada vez menos alcornocales y encinares.

Artal dijo...

Som una llum que s'enfuig,
som una llum que s'apaga,
som una llum que no és llum,
som el gran fum de la terra.
De la terra venim,
a la terra anirem;
en la terra vivim,
en la terra serem.

Som una llum que s'enfuig,
som una llum que s'apaga;
som el gran fum de la terra,
som, som, som.


Raimón(1961)

Larrey dijo...

Los que somos de ciudad tenemos nuestros rincones en los barrios. En Carabanchel hay tres calles que son la Colonia de la Prensa que son una maravilla de paz, con viejos palacetes...en fin, quien fuera rico para no cambiar de barrio

Elena dijo...

Mi referencia de niña al llegar de vacaciones fuera era ver EL CERRO DE LOS ANGELES, que cuentan que es el centro de España. Verlo desde la carretera de andalucía, a la que dejabas Pinto a la izda, era para mí, la satifacción de llegar a casa, a Getafe.

Lindos parajes ¡disfrútalos!

Rafael Hernández / Rosalí Hernández dijo...

Te invito a mi blog:

http://letrarsis.blogspot.com/

Isa dijo...

Dafne, los paisajes que hoy me rodean no forman parte de mi vida, ni de mis recuerdos, ni de mis emociones. Si hubiere conseguido este escrito 3 o 4 años atrás habría expresado sí, sí, sí. Pasa que soy venezolana por nacimiento y ahora extranjera por …..//..,,(léase decisión, urgencia, hado, etc., y otro etc.) Me zarandea tu escrito y no puedo menos que confesar que te envidio pues añoro lo que ya no se debe añorar de mi tierra materna que cada día se desmorona más. Salgo de tu página alabándote / envidiándote. Ha sido un gustazo la visita!!!, volveré!