martes, 16 de febrero de 2010

AdELiNa













La conocí hace tiempo,y ayer,un timbre de voz similar al suyo ,me la recordó,me refiero a Adelina.
Vestida de uniforme azul oscuro ,zapato plano, acordonado,nada especial,singular, ni femenino,sólo su pelo, amarillo pajizo recojido en una corta trencita,le daba un aire juvenil a aquella cara redonda y blanca con enormes ojos de un azul límpido y expresión inocente.

Entonces,escuché su voz,se dirigía a mi por si podía ayudarme con alguna de los inumerables bolsas y cajas que llevaba ,me costó no sonreir e incluso morderme la lengua para no hacer una broma, sobre lo que me recordaba su voz,era muy similar a la de Gracita Morales,aquella actriz cómica del cine español.

Me ayudó cuanto pudo y después de dejarme instalada,miró hacia el fondo del pasillo gritando:-¡Ya voy!-antes de irse, me presenté formalmente y le pregunté por su nombre,Adelina,me llamo Adelina, para lo que necesites,me contestó.

Minutos después, salió corriendo con un movimiento peculiar de sus piernas, lanzándolas hacia la parte exterior a medida que avanzada,la seguí en sus evoluciones atentamente, hasta que llegó al vestíbulo,donde la reclamaban.

Entonces si,a salvo de cualquier mirada indiscreta ,sonreí ,acababa de conoce a un un personaje peculiar,su nombre,su aspecto,su manera de moverse,su voz.Pensé que podía ser el personaje de un cuento,que ella,era el cuento y la imaginé como siempre he imaginado a la Adelina del paseo de Lorca,con vestido de encaje y vuelo protegiéndose del sol con una pequeñita sombrilla que hacía rodar juguetonamente sobre su cabeza.

Me gustó la imagen y convertí a Adelina ,mi Adelina en la Merypopins de aquel centro cultural,rodeada de niños y cantando con aquella voz un poco gritona,mientras todos la miraban encantados, descubriendo a un nuevo personaje fantástico.

Cuando llegó el momento de despedirnos,la observé,más allá de aquel triste uniforme azul,busqué con la mirada segura de encontrar escondido en algún lugar discreto, su parasol y el enorme bolso mágico que a buen seguro tenía y le dije:-que nombre más bonito tienes-mentalmente, acabé la frase...Adelina,tienes nombre de cuento.

7 comentarios:

Leghos dijo...

Gracias por tu consejo, pero como en los chistes, el colmo de un nutricionista como yo es no saber hacer una paella ni con arroz Brillante...

¿No le pediste jarabe a aquella mujer? Seguro que tenía uno que sabía a una chuchería diferente cada vez que lo tomaras :)

El Éxodo dijo...

Qué bueno que aún queden "adelinas". Sin ellas el mundo no sería lo mismo (quiero decir que sería peor).

Abrazos.

Elena dijo...

Adelina-Adelaida-Heidi...me gusta el nombre también.
Gracias a dios que sigue habiendo Adelinas por el mundo repartidas...un besote.

marisa dijo...

Una historia preciosa, dafne, de verdad.Un beso

esco dijo...

No podria tener otro nombre, jejeje, hay nombres que definen a las personas. Sus padres fueron increiblemente perceptivos. Es imposible estar de mal rollo con esas personas, deberían ser alcaldesas, que bien iria el mundo!!. un beso

Artal de Luna dijo...

El miracle no es troba en si existeixen o no les Adelines... sino en trobar-les.

Gràcies, ens has fet un favor impagable. Amb tu, podrem guardar a la memòria (al mneys allí), que hi vam saber una vegada d'una Adelina que va existir de veres.

rosa_desastre dijo...

Que personaje tan entrañable tu Adelina, y con cuantas Adelinas nos tropezamos cada día, que pasan desapercibidas para el mundo...pero no, para el magnifico ritmo de tu prosa.
Un beso