lunes, 4 de enero de 2010

¿Y pOr qUé Zumalacárregui?

Tomás de Zumalacárregui y de Imaz; Ormáiztegui, Guipúzcoa, 1788 - Cegama, Guipúzcoa, 1835) Militar español que dirigió el ejército carlista. Ingresó en el ejército durante la Guerra de la Independencia (1808-14). En las luchas políticas del reinado de Fernando VII se significó por su postura antiliberal, colaboró con los realistas y fue ascendido a coronel.


Menos que estas líneas sabíamos los niños de cuarto de la EGB de este personaje ,cuando por no estudiar la lección o dar muestra de indisciplina, copiabamos como escribano en tablilla, el nombre de este militar.
Mi padre me puso al día de quien era, al comentar en casa que a Miguel Dubal ,Don José María,el maestro, le había mandado escribir 1000 Zumalacárregui.

Alumnos del CoLegio Agrupación Escolar Mixta,de Chelva bonito pueblo de la serranía valenciana ,niñas con babero blanco inmaculado y niños de azul y blanco,formabamos largas filas de sueño en el patio,algunos ,como yo,veníamos de pueblos cercanos que habían ido cerrando sus escuelas por aquel fenómeno llamado, éxodo rural.
Madrugón por la serpenteante carretra de los 70, para entrar en el colegio a las nueve en punto.
Las mañanas de Don José María solían empezar con lista en mano,los elegidos gloriosamente por el azar ,se colocaban de pie en el centro de la clase,listos para contestar en voz alta y clara, si no habías estudiado ,era muy fácil llenarte de zumalacárreguis en poco más de diez minutos.

Don José María ,una institución.Su método de tortura,el coronel Zumalacarregui, al que sacó de su tumba tantos años después para imponerlo como castigo.No recuerdo haber escrito nunca tal nombre en cumplimiento de alguna falta ,pero si ví entregar copias ingentes de él,a mis compañeros.

Sin saberlo,este maestro,alentó o inspiró el espiritú comercial en la clase,como en el caso de una de las alumnas,de la que no recuerdo el nombre,pero si guardo su imagen en mi memoria.Menudita,de ojos vivos y saltones bajo un flequillo negro y recto,que cubría su frente,su carita salpicada por tenues pequitas,quedaba enmarcada por unas trenzas largas y finas.El resto,babero,amplio, en cuyos bolsillos, como ávara prestamista, atesoraba folios de tinta azul con el nombre de tan insigne personaje,listos para venderlos por algunos duros,o cambiarlos por chicles,pipas o regaliz.

Estos pequeños comerciantes ,incluso, tenían visión de futuro, y como se comentaba que la palabra clave para Don Modesto,el maestro de quinto de EGB , era CONSTANTINOPLA, ya invertían en futuros, preparando material para el curso siguiente.

Muchas cosas he olvidado,por más que me pese, de aquellos años,sin embargo,retengo perfectamente el cástigo de los zumalacárreguis y me pregunto, por qué, aquel maestro con cara de bondad y al que creo que todos queríamos, eligió a este personaje;¿por el largo del apellido y su sonoridad pegadiza?¿por los ideales carlistas...? Nunca lo supe, sólo sé ,que en este Colegio Escolar Mixto ,los alumnos de cuarto,vieron desaparecer la regla de madera,resbaladiza y brillante que se rompía en nuestras tiernas manos, el sustituto ,Zumalacárregui .

3 comentarios:

Artal de Luna dijo...

Doncs mira... a mi Zumalacárregui sempre me va caure bé, encara que ara que ho pense tenía que haver-lo odiat a mort... simplement per no vindre mai a la meua escola en forma de càstig. A la nostra, la Unión Cristiana i dresrés al Centro Politécnico la relga de fusta mai va ser substiotuida per res... menut era don José Maiques i el seu Don Quico (Don Quico era el nom de la regla llarga i fustigadora) que vaig tindre la mala sort de saludar de prop en no poques ocasions. Vam camviar de col.legi (el mestre i jo tots dos alhora) i amb ell i am bi (sonre de mi) vingué Don Quico i es va fer (Don Quico) molt bon amic de "Mon ami" (que no era altra cosa que un senzill cepillo de fusta dels que fem servir per llevar-li la pols a la roba i quan envellía per donar-li llustre a les sabates.

Mon amí... Don Norberto Hervás (el professor de francés) ens amenaçava i ens castigava amb el seu "Mon amí", que no el nostre... i a més a més... la presentación del Mon amí ens la feia per la part de la fusta... Un cloc sord i no te rasques que encara rebía mes salutacions...

Xè quines coses... Vixca doncs Zumalacárregui...

El Éxodo dijo...

No fue mal cambio pasar de "la letra con sangre entra" a "la letra entra con letra".

Abrazos.

Ps. Lo de ese espíritu comercial tan temprano me ha dejado alucinado.

esco dijo...

Bueno siempre podrían dar gracias que no hubiera visto Mary Pippins y su supercalifragilisticoespialidoso.... ni siquiera sé si se escribe así, jejeje