jueves, 14 de octubre de 2010

DARKO Y YO


Éste loquito marrón con hocico negro brillante de ojos enormes que miran fijamente,no entró en casa con buen pie,a que negarlo.Mi deseo de perro en caso de haberlo tenido,que no lo tenía, estaba plenamente cubierto con las compañía de Arom, el samoyedo elegante,adulto y educado que que vivía,desde hacía algún tiempo,en casa, entre mis plantas, siempre en busca de sombra.

Con la llegada de un cachorro boxer de un mes,no sabía una muy bien lo que se me venía encima aunque algo intuía.Meses de "entente cordiale", marcando territorio,las plantas eran sagradas,concepto que este perro no entendía o si..porque por más que pretendía alejarlo de ellas, al menor descuido estaba allí dispuesto a llevarme la contraria y sacarlas de las macetas que yo les destinaba.Y sobre todo mucha ,muchisima actividad, como decía Google cuando busqué cuantas veces tenía que pasearlo,a demanda

El perro salió a la raza,simpático ,mimoso,juguetón y se ha ido ganando mi cariño,también he de decir,que con el paso de sus meses,los litigios que mantenemos son menores,ahora solo queremos compartir zapatos o concretamente el tacón, que es lo que más le gusta si logra cogerme uno.

En estos últimas semanas,hemos descubierto el placer de la conversación,si, dije conversación y se lo arriesgado que esto es, ¿qué alma ha subido o cual ha bajado de categoría?¿la humana o la perruna?

Empezamos el día con una buena caminata y un descanso a mitad camino, sentados sobre el muro de algún campo de naranjos,mirando a lo lejos ,es el momento de las confidencias,las mías,él permanece a mi lado, me mira,tampoco hay que pedir mucho,es sólo un perro,a veces entre humanos no somos capaces ni de aguantar en silencio mientras el otro cuenta,lo que a él le parece importante.

Tras el descanso, en el gesto entiende que nos ponemos en marcha,me gusta esa complicidad ,estar atento al gesto,en esto, los animales nos ganan ,los humanos a veces,ni al gesto ni a la palabra ,atendemos ni entendemos.

Como dicen algun@s,hay perros a los que sólo les falta hablar,a lo humano, que de la otra manera ya lo hacen.

5 comentarios:

rosa_desastre dijo...

Quien nunca ha tenido un perro, no sabe de estas cosas. Bien que te entiendo... hasta en la rabia de perder mis mas caros zapatos de tacón jajajaja.
Precioso Darko. Besos.

Angélica dijo...

Dafne está precioso ese nené, yo tengo una perrita de 6 años de tamaño medio, es cruce de rottweiller de chowchow y q conste q no la crucé yo, la adoptamos cuando tenía dos meses xq estaba vagando x la calle, y vieras lo juiciosa q nos salió, sin embargo nada es perfecto, y cada perro tiene su obseción, la negrita tiene la suya por la comida, y es q hasta en la calle se la pasa buscando q comer cosa q nos desagrada xq es delicada del estómago y nos da miedo q coma algo envenenado, pero tienes razón solo les falta hablar, incluso entienden mejor algunas cosas en comparación de muchos humanos q conozco, ellos son sabios al fin y al cabo son también parte de la naturaleza. Me gustó mucho el post, me diste en mi gusto... un saludo...

Elena dijo...

Lindo hijo de cuatro patas ¿q tal se lleva con su hermano de dos? ja,ja,..es broma. Entiendo aún sin tener perro, de esa complicidad visual, olfativa y gesticular. ¡Ya quisieran muchos humanos llegar a la suela de la pata de algunos perros!...Bss Guau, guau...

macuera dijo...

Vaya Rosa! ahora resulta que después de dejarte sin plantas y sin un tacón de un zapato (no precisamente de las rebajas) resulta que le has cogido cariño! Si esque, para que negarlo, Piwa me dejó en su día sin cantos de pared y sin como en las estanterias ni madera sin tocar pero... ¿¡y en lo que acaban convirtiéndose?! Eso, lo arregla plantas nuevas y zapatos, algo más de mercadillo...
Saludos! Por cierto, salis muy favorecidos en la foto!

aNa dijo...

Hoy si que me has tocado la fibra,peor antes de continuar dejame decirte que estas guapisima en la foto niña,¡qué cuarentena tenemos! jajjajja.
Te decia que me tocaste la fibra porque yo quiero con locura a mi Hermes,un caniche color melocotón,hijo de Timmy. Timmy estuvo con nosotros seis años,hasta que una mañana mientras paseabamos,un coche se saltó un semáforo y lo mató.Ese dia que fue trágico se transformó en esperanza,porque precisamente nacieron sus cachorros.
Imagina...los veo tan pequeños,tan bonitos...que decidí que me quedaba con el tragón,mi Hermes.
Es un perro que hace honor a su nombre,un poco travieso,pero me quiere y me entiende sin necesidad de hablar, como nadie,aunque a veces creo que por la vida tan acelerada que llevo,yo no le quiero como se merece.
Niña me voy que casi te escribo un testamento.
Besos