martes, 22 de diciembre de 2009

En VenEzUeLa TambIén Es NavidAd

Hay veces que las cosas que lees en los blogs no te dejan impasible,yo que soy muy curiosa ,suelo leer también los comentarios que se hacen.
Hoy encontré uno,hecho por alguien que firmaba como Fátima, reflexionaba sobre una entrada que trataba ,el consumo navideño.Lo leí varias veces,pensé sobre él y lo recogí.
Es este que aparece aquí abajo,tal como lo escribió ella.











En realidad nos han estado mintiendo durante siglos, ¿qué carajo? Los niños del cerro, de allá, de donde el sol quema personalmente se preguntan, ¿oye por qué ese niño Jesús le trae juguetes a los que viven allá bajo en lo plano que tienen bellas casas, sus padres poseen lujosos carros y sus madres se ven finas y a nosotros que somos pobres no?

Tales fechas son una burla al dolor. La inventaron los comerciantes para esquilmar a los trabajadores. Una muñequita que habla y mea, cuesta más de un mes de salario de un obrero. Una bicicleta vale más que tres meses de ese salario…pero eso no lo entienden los niños y la televisión los bombardea; “suiche prey el juguete de los niños valientes…”mama prey la muñeca que toda niña debe tener para mostrarla al día siguiente de la Navidad a sus amiguitas más pobres para que éstas sientan dolor y se vayan a llorar en silencio”… La Navidad es un atentado contra esos niños que viven entre cuatro latas pero que sus padres pagan “diretvi” o payperviu para que ellos vean cien o más canales…

El 1 de enero la mayoría de los pobres son más pobres: se les fue todo en caña y en juguetitos para sus hijos. En las casas huele a ron, a veneno”friapolar”, a wiski barato, a anís y a ron. Por todas partes hay botellas vacías y en todos los bancos de quienes los fabrican hay arcas repletas. Se comienza el año con más miseria en el barrio; se comienza el año con más riqueza en la mansión del “maestro cervecero”, es una letanía interminable. ”Niño chiquitito, niño parrandero…” (¿Por qué parrandero si es “niño chiquitico? La psiquis, la publicidad, el mensaje…

La Navidad engorda de grasa al cuerpo e igualmente engorda otra cosa: la deuda, Se pinta la casa, el rancho, se coloca un arbolito o un nacimiento: nada de eso es genuino de estos pueblos, se los enterraron en el cerebro para que vean que “un hombre murió por ellos”, ¿por qué esperar un año para pintar las paredes? ¿A quién se les da gusto?…pues… ¡al comercio! Que sube los precios, que baja la cartera del infeliz, que saca las lágrimas de los niños y que seduce al dueño de la televisora con sus estúpidos mensajes que “este año es el mejor”…”pan y circo milenario” ¿Quién inventó esa cosa de que “el año se acaba?” ¿El Papa Gregorio? Y ¿por qué él decidió por los demás?

La Navidad es un trauma social. La cabalgata de hombres, mujeres y niños buscando por la calles que comprar, es una muestra visible de que Adan Smith era un genio y que Sigmund Freud era otro; la locura es la misma. Nadie sabe a donde va. Es un tropel incesante que recorre la ciudad, atrapando entre sus garras los sueños creados en algunos y el hálito consumista en otros…”cuántos van tras la gloria en este mundo vano…tu oro poco o nada acaricia en tus manos, ni te seduzca el eco de ese tambor lejano”
De todas manera, con esta reflexiones no trato de cambiar nada; son eso; reflexiones. ¡Feliz Navidad y un chévere Año Nuevo! Como diríamos aquí en Venezuela…..Salud!!!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Doncs aixó que el Nadal és el Nadal. I com la Pasqua, o el Ramadan, o el "Janucà" o la processó del pare Sant Francesc sols l'haurien de celebrar els fidels devots que hi creuen. Però com a que no som conseqüents, aquells que no creiem en res s'apuntem a les modes de la massa per por a que ens lleven els dies de vacances si afirmem no creure en el pARE nOEL.
Némone

El Éxodo dijo...

Me han parecido unas magníficas reflexiones. Reflexiones que comparto salvo una. Creo que al reflexionar de este modo, aunque al cabo sólo nos sirva para acumular una nueva frustración a la larga lista que nos va dejando la vida, siempre debemos pretender que al menos un poquito cambien las cosas.

Abrazos.