miércoles, 1 de diciembre de 2010

TEMPUS FUGIT
















El tiempo se nos escapa,vuela tan veloz ,que nos deja atónitos al contemplar lo rápido que se fue el ayer,lo que todavía nos parece hoy.Un tiempo,que estrecha la curva de nivel sin darnos apenas cuenta,de la vida que vamos grafiando.
Ansiados catorce años,que nunca llegaban,anhelados dieciocho barrera casi infranqueable.

¿Cuál fue el momento en le que se invertió el proceso? no lo sé,pero algo cambió en la cuenta atrás ,quizás mejor cuenta hacia delante,la que marca el tiempo de nuestra vida.

Y hoy el tiempo,mi tiempo, parece saltarse las normas establecidas ,juega conmigo. En Diciembre,me hace guiños de un verano recientemente pasado,salpica mi cara con agua salada de mar ,mi mar mediterráneo,que me abraza sin presiones,ilumina mis ojos ese sol en cielo azul,sonroja mis mejillas la calina del poniente que nos visita durante días y de pronto,el dorado de las hojas de los chopos, en lento baile descendente,hasta caer en un alfombrado suelo de color ocre.Oigo un viento otoñal que zarandea inclemente las palmeras del jardín.

Una lluvia despistada, tal vez,descolgada de una isobara ,porque aquí apenas se acuerda de llegar ,enfría los cristales ,las calles y el aliento.
Crepita la madera al quemarse en la chimenea,madre de tantos constipados provocados y acogidos, en su seno,cálido ,dulce.

Se convierten en recuerdos los deseos anhelados ,algunas esperanzas ya cumplidas y otras que lo siguen siendo, con tal prontitud que cuesta comprender que ya han pasado,que ha sido una realidad,que se he vivido realmente lo que hoy, ya es fue.

Empezará otro ciclo,del que no seré consciente hasta estar inmersa en él y todo olerá a a azahar y revolverá mi mente y notaré la sangre fluir,galopar por mi venas,sacándome de mi letargo invernal,cada vez más corto,o cada vez menos sentido.

Estaciones que se achican ,años en los que siento menguar los meses,días que acortan las horas.
Todo habla de la fugacidad del tiempo,del instante,todo habla de la fugacidad de la vida.

3 comentarios:

esco dijo...

Deberías haber puesto los "relojes blandos" de Dali.
Utilicemos la sabiduría popular , el tiempo pasa volando; pero es verdad que como tu dices, la sensación de rapidez es inversamente proporcional a la edad. Yo siempre recuerdo que las vacaciones de verano en el colegio eran muy largas, ahora pienso que sólo son 3 meses,jeje. Feliz viaje Rose

El Éxodo dijo...

El tiempo, ese fiel lazarillo de la vida y a la vez mensajero de la muerte.

Besos.

Elena dijo...

¡qué razón tienes...otra vez llegamos al final del año....y qué rápido XD, que alguien lo pare para saborear mejor los días. Ah! no se puede...bueno, pues no perdamos más tiempo y seamos lo más felices que podamos ser. Bss