lunes, 17 de agosto de 2009

Que vida de Perros





Primero llegó Aarom, elegante, educado, adulto ,disciplinado, silencioso ,de un níveo inmaculado .Su llegada no modificó la vida de la casa. Apenas se hace de notar, fino y distinguido, hasta para quejarse,te mira como pidiendote permiso para hacerlo.
Cuando me ve o me presiente, por más que mi caminar es silencioso,me sigue lentamente con la mirada, emitiendo una especie de quejido lastimoso, al tener que romper el silencio,en cumplimento de su deber.

Hace unos días, algo cambio, llegó ese pequeño loco bajito de color marrón y morrito negro arrugado,con expresión continua de triste reflexivo.Pero sólo son apariencias,no para,no hay lugar para la reflexión en sus andanzas.


Darko, le llaman,opino que le viene grande el nombre.Sólo tiene dos meses,pero sé, que lamentablemente para mi, no tardará mucho en acoplarse a él.
Enemigos ve por todas partes ,zapatillas, plantas, dedos humanos que aparecen calurosos por las sandalias veraniegas.Con él ha llegado el revuelo .
Lo cierto,es que tiene un punto juguetón y simpático, ha seducido a las personas de la casa e incluso al blanco peluche.

Todavía no me ha visto,procuro evitarle,sigo petrechada tras el grueso tronco de la palmera, mientras los observo jugar.
Al mirarlos siento un poco de envídia, si tal sentimiento es permitido a los de mi especie,estos dos se han hecho amigos ,buscando sus semejanzas , obviando sus diferencias.
Ahí van,se preparan para su paseo vespertino,han asumido sus roles y el pequeño entre las piernas del grande,observando aprendiendo.

Este es el momento de estirarme y notar en todo mi cuerpo este vientecillo que se ha levantado.
Afiló lentamente sus uñas,por si fuese necesario y frotando su lomo sobre la rugosa madera ,dejó escapar un largo suspiro de libertad,miauuuuuuuuuuuuuu.

1 comentario:

Artal de Luna dijo...

Bonitos, francamente bonitos... pobre de tí gatita cuando vayan a la par...